Un año despues del premio a mejor establecimiento dogfriendly Travelguau 2017...

El año pasado se celebró la primera edición de los Premios Travelguau. Se trata de unos premios, de ámbito nacional, que buscan el reconocimiento a aquellas iniciativas que contribuyan a mejorar la relación con nuestras mascotas desde el respeto y la convivencia con ellas, con especial atención al turismo dogfriendly. La Casona del Carmen recibió entonces el premio al  mejor establecimiento dogfriendly de España, y un año después, Travelguau nos pide que escribamos lo que ha supuesto para nosotros recibir este galardón.

A bote pronto, es evidente reconocer que ser el mejor establecimiento dogfriendly de España nos ha proporcionado muchas ventajas para nuestro negocio, tales como prestigio y publicidad. Prestigio porque el galardón lo otorgó una de las plataformas más importantes de turismo dogfriendly del país, tras un riguroso y transparente proceso de selección. Y publicidad porque nos ha permitido llegar a muchos más hogares que viajan con su mascota, lo que lógicamente se ha traducido en mayor número de reservas y beneficio económico. Las dos cosas las agradecemos y valoramos profundamente, como no podía ser de otra forma.

Pero no podemos quedarnos ahí, porque si lo hiciéramos nos quedaríamos a medias. Creednos si os decimos que ha supuesto muchísimas más cosas, quizás menos tangibles y cuantificables, pero estamos seguros que perdurarán y que dejarán más huella entre nosotros.

Ahora somos más mayores, hemos crecido en confianza. Compartir galardón con organismos, empresas y personalidades que contribuyen de manera tan notable a  la integración de nuestras mascotas nos dio un poquito de vértigo al principio, pero nos ha proporcionado fe en nosotros mismos, y es que ser pequeños no significa llegar menos lejos. Volvemos hoy a dar la enhorabuena a nuestros compañeros de entonces: al Ayuntamiento de Gijón (mejor destino dogfriendly), a  Heroes de 4 patas (mejor protectora/ONG), a  Barkibú (mejor empresa dogfriendly), a  "A través de mis pequeños ojos" (mejor medio), a  Melisa Tuya (mejor personaje comprometido), y al programa de visitas caninas del Hospital Universitario Rey Juan Carlos (mejor inicitiva).

Decir que nuestros perros ya forman parte de nuestra vida cotidiana es una obviedad. No existe en la naturaleza una relación entre dos especies diferentes tan estrecha y cooperativa como la que nos une a humanos y a perros. Perros de trabajo, de utilidad, de asistencia y mascotas conviven con nosotros y ya no sólo nos preocupamos por su salud y bienestar físico, sino que también lo hacemos por sus problemas de comportamiento, y por su entretenimiento. Por tanto, creo que también merecen compartir con nosotros nuestro tiempo libre y nuestras actividades lúdicas y por qué no, que nos acompañen en nuestras vacaciones. De ahí la importancia de estos premios.

Pero si nos tuviéramos que quedar con algo de todo lo que ha supuesto el premio para nosotros, sería con el reconocimiento de nuestra visión de lo que debería ser el  futuro del turismo dogfriendly, y de nuestra aportación para conseguirlo. Y esto es lo que nos gustaría explicar un poco mejor:

Creemos que la presencia de los perros en nuestra sociedad debe basarse en una relación de plena convivencia, donde perros y humanos puedan compartir todos los espacios sin problemas ni incidentes. Está muy bien que haya parques y playas sólo para perros, u hoteles solo para viajeros con perro, o que nos dejen el último vagón en el metro, o una mesa reservada al fondo del restaurante. Este es el presente, en el mejor de los casos, pero creo que el futuro ideal no debería ser éste. Los perros han venido para quedarse, y creemos en un futuro en el que  veamos con normalidad un perro al lado nuestro en el autobús, o en cualquier playa o en cualquier hotel o restaurante, compartiendo espacio con el resto de personas con absoluta normalidad. Seamos realistas, el único camino posible para lograrlo es el de entender que igual que exigimos nuestros derechos, también debemos cumplir ciertas obligaciones y normas, y que serán los no propietarios de perros los que acepten o no acepten nuestras mascotas en su entorno. Y esto sólo dependerá de nuestro comportamiento. Comprender y empatizar con aquellas personas a las que no le gustan los perros, o incluso les temen, enseñarles que la presencia de nuestro perro en su entorno no será su molestia, demostrarles que los perros pueden tener momentos de juego y ejercicio, pero que también pueden tener momentos de calma, control y educación, y que nosotros, sus propietarios, somos los responsables de los mismos, cuando las circunstancias así lo requieran. Que no es cosa de ellos o de nosotros, que es cosa de todos. Este es el camino, pensar de otra forma es un colosal ejercicio de ingenuidad y un esfuerzo completamente baldío.

Cuando, hace ya 5 años, comenzamos este proyecto de poner en marcha un alojamiento rural, teníamos claro que el tipo de alojamiento que buscábamos debía ser un reflejo de esta idea, donde alojados con mascota y alojados sin mascota se sintieran cómodos compartiendo espacios comunes. Hoy podemos decir que lo hemos conseguido y que La Casona del Carmen se ha convertido en un lugar de plena convivencia.

Claro que tenemos innumerables comentarios de viajeros con perro valorando positivamente su estancia entre nosotros, y cada vez que recibimos uno nuevo, nos enorgullece, nos entusiasma y nos anima a seguir poniendo pasión a nuestro trabajo. "No es uno de tantos lugares que acepta mascotas, es un alojamiento en el que se percibe nada más entrar que las mascotas son bienvenidas", nos ha dicho algún cliente en más de una ocasión. Y tiene razón, somos apasionados de los perros, hemos trabajado buena parte de nuestra vida con ellos, y se nos nota.

Pero cuando recibimos algún comentario de un cliente sin perro, que nos felicita gratamente sorprendido por lo educados que son los perros que se encuentran alojados en ese momento, y que los observa al cruzarse con ellos por la escalera o el jardin, sentimos que damos un paso adelante. Que caminamos en la dirección correcta, que aportamos nuestro pequeño granito de arena hacia el futuro dogfriendly que perseguimos.

En resumen, que una plataforma como Traveguau haya elegido La Casona del Carmen como merecedor del premio a mejor establecimiento dogfriendly supone un reconocimiento a nuestra visión y concepción del turismo dogfriendly, del verdadero turismo dogfriendly, y un reconocimiento a que ese futuro es posible. Y el mérito no es nuestro, desde luego, sino de todos los perros - y de sus propietarios - que se han alojado con nosotros y que, gracias a su empatía y a  su educación, han hecho posible este sueño.

Gracias a todos ellos, y gracias a Travelguau.

 

La Casona del Carmen, Noja (Cantabria)